3 analgésicos naturales para combatir el lumbago

Es frecuente que el lumbago se manifieste después de una caída o golpe fuerte en la espalda. Aunque también puede aparecer después de realizar ejercicio de forma inadecuada, cargar pesos o una mala postura. 
3 analgésicos naturales para combatir el lumbago
María Vijande

Escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande el 24 Julio, 2020.

Última actualización: 24 Julio, 2020

El lumbago es un dolor intenso en la espalda y cintura, pero que en diversas ocasiones también se percibe en los músculos y glúteos. Suele ser provocado por malas posturas repetitivas, por soportar sobrecargas o por lesiones musculares. Combatir el lumbago es una tarea de constancia y persistencia.

Es frecuente que el lumbago se manifieste después de una caída o golpe fuerte en la espalda. Aunque también puede aparecer después de realizar ejercicio de forma inadecuada, cargar pesos o una mala postura.

Tipos de lumbago

El lumbago puede aparecer de manera puntual, o bien, ser un problema crónico y repetitivo.

Para combatir el lumbago es importante conocer los tipos que hay. En función de sus características, este malestar se puede clasificar en los siguientes.

Lumbago puntual

Se trata del dolor que aparece en la zona lumbar después de hacer un esfuerzo repentino o de adoptar una mala postura. Son molestias que desaparecen solas y duran entre 3 y 4 días. 

Lumbalgia crónica o de repetición

Si estos episodios de lumbago aparecen con frecuencia y duran más de 12 semanas, pueden acabar provocando una lumbalgia crónica. Se estima que el 20% de los casos se hace crónico. También se asocia al embarazo, al sobrepeso, a la artrosis e incluso al estrés emocional.

Para combatir el lumbago es fundamental corregir las malas posturas y evitar las situaciones que favorecen el dolor. Estos son los primeros pasos para aliviar el dolor, pero además hay que estudiar la conveniencia de recibir fisioterapia, acupuntura o masaje terapéutico, según el caso.

3 remedios naturales para combatir el lumbago

Sauce blanco

Los derivados salicilados del sauce son antiinflamatorios, sobre todo a nivel articular, y además actúan sobre el dolor y la fiebre. Por ello, el sauce está indicado en el tratamiento de los resfriados y estados gripales. Además alivia todo tipo de dolores, especialmente los articulares. Por lo tanto, es muy útil para combatir el lumbago.

En infusión, se puede tomar hasta 3 tazas al día de la decocción, preferiblemente en asociación con otras plantas que potencian su acción y mejoran el sabor, como milenrama, menta, viburno y cola de caballo.

Jengibre

Propiedades del jenjibre.
El jengibre es una especia antiinflamatoria que contribuye a disminuir dolores como el que causa la lumbagia. Puede aprovecharse a modo de infusión o mediante uso tópico.

El jengibre es conocido por su potente poder antiinflamatoriolo que le hace poseer magníficas propiedades para combatir el dolor lumbar. Se puede emplear en los dolores de lumbago a modo de infusión o cataplasma.

Lo puedes utilizar en infusión, en proporción dos cucharadas soperas en medio litro de agua. Una vez hecha, puedes beberla o empapar una gasa en la mezcla, aplicándola en la zona dolorida.

Además es útil por su efecto relajante, antiinflamatorio y analgésico. Otra forma de empleo es realizando un suave masaje. Para ello debes mezclar 5 gotas de aceite esencial con 10 de aceite de almendras dulces.

Harpagofito para combatir el lumbago

Hay estudios que afirman que un tratamiento a base de harpagofito reduce a corto plazo el dolor lumbar y la necesidad de emplear medicación de rescate. Es importante indicar que los tratamientos de la lumbalgia con harpagofito deben durar al menos 2 o 3 meses para que se perciban sus efectos y sean duraderos.

Posee efectos antiinflamatorios, analgésicos y antiespasmódicos. Por sus propiedades analgésicas también está indicado cuando los tejidos óseos y tendinosos presenten síntomas dolorosos e inflamatorios. La parte que se emplea es el tubérculo y en forma de capsulas con 450-500mg. 

Además, también tiene propiedades antiespasmódicas por lo que sirve para combatir espasmos. Por esta razón, también se emplea para tratar las molestias digestivas como los gases, falta de apetito o distensión abdominal.

¿Cómo evitar que se repita el lumbago?

ejercicios de yoga para descansar mejor
La práctica regular de técnicas de relajación es beneficioso a la hora de disminuir dolores musculares y tensiones.

Te recomendamos evitar la tensión nerviosa provocada por el estrés. Esta es una de las principales causas de que aparezcan contracturas en la musculatura de la espalda y aparezca el  dolor.

Por lo tanto, cuando notes la zona lumbar agarrotada, siéntate en una silla y flexiona el tronco hasta que quede sobre tus piernas. Aguanta en esta posición unos segundos.

Además, tomar infusiones a base de melisa o lavanda también te ayudará a calmar los nervios y evitar las contracturas producidas por tensión. La fisioterapia, los ejercicios de rehabilitación, acupuntura y terapias de relajación, como yoga, taichí o meditación, son algunas de las prácticas que dan buen resultado tanto para tratar el lumbago como para prevenirlo.

Conclusión…

Para evitar el lumbago y tener una espalda saludable, recuerda que debes mantener un peso adecuado y practicar deporte de forma regular como la natación y los ejercicios de estiramiento. También debes procurar adoptar posturas correctas.



  • Buka, A. J. (1934). Lumbago. The American Journal of Surgery. https://doi.org/10.1016/S0002-9610(34)90179-3
  • Mauro, G. L., Martorana, U., Cataldo, P., Brancato, G., & Letizia, G. (2000). Vitamin B12 in low back pain: a randomised, double-blind, placebo-controlled study. European Review for Medical and Pharmacological Sciences.
  • Da Silva, A. G., De Sousa, C. P. G., Koehler, J., Fontana, J., Christo, A. G., & Guedes-Bruni, R. R. (2010). Evaluation of an extract of Brazilian arnica (Solidago chilensis Meyen, Asteraceae) in treating lumbago. Phytotherapy Research. https://doi.org/10.1002/ptr.2934
  • Dunford E, DClinPsy MT. Relaxation and Mindfulness in Pain: A Review. Rev Pain. 2010;4(1):18–22. doi:10.1177/204946371000400105

Graduada en Farmacia por la Universidad de Salamanca (curso académico 2013-2018). Actualmente, María Vijande se ha especializando en el ámbito de la investigación clínica mediante el Máster en Monitorización de Ensayos Clínicos y Medical Affairs en el CESIF (Centro de Estudios Superiores de la Industria Farmacéutica). Compagina su trabajo con el grado en Psicología impartido por la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). María Vijande ha realizado prácticas extracurriculares en oficina de farmacia y ha llevado a cabo las prácticas de la carrera en el Hospital Hagia Sofía en Atenas (Grecia), gracias al programa Erasmus. En la actualidad trabaja como Junior Clinical Research Associate  en el Grupo GEICAM de Investigación del Cáncer de Mama.