Descubre los beneficios del ajo en ayunas

El ajo contiene importantes nutrientes que contribuyen a mejorar la salud. ¿Conoces los beneficios de consumir ajo en ayunas? Te contamos todo en detalle.
Descubre los beneficios del ajo en ayunas
Elisa Morales Lupayante

Escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 21 agosto, 2019.

Última actualización: 21 agosto, 2019

Es cierto que tiene un olor un tanto desagradable para muchas personas. No obstante, los beneficios del ajo son numerosos y conviene conocerlos. Además, es una hortaliza muy popular en todas las culturas que permite darles buen sabor a las comidas.

En este artículo nos centramos en sus interesantes propiedades medicinales. Por su concentración de nutrientes, entre los cuales se destacan las vitaminas, minerales y antioxidantes, el ajo resulta ser un buen aliado para promover el bienestar.

Desde cuándo se conocen los beneficios del ajo

El ajo es un alimento originario de Asia. Su uso en la medicina alternativa se aplica desde el tercer milenio a. C. en la India y el antiguo Egipto.

Por tanto, los beneficios del ajo se conocen desde hace muchos años. Aunque han formado parte de creencias populares que se han transmitido de generación en generación, diversas investigaciones han servido para respaldar muchas de sus propiedades.

Por ejemplo, una publicación en Avicenna Journal of Phytomedicine destaca que, si bien se requieren más investigaciones, el ajo tiene efectos terapéuticos que podrían contribuir a la prevención y tratamiento de algunas enfermedades, bien sea por sí solo o como terapia ayudante.

ajo sobre la mesa

¿Cuáles son los beneficios del ajo?

Como lo recopila una revisión de estudios publicada a través de la revista Nutrition Research Reviews, el ajo y su principal compuesto activo, la alicina, le aportan importantes beneficios al organismo. De acuerdo con las conclusiones de este artículo, se han demostrado acciones antioxidantes, antilipémicas, hepatoprotectoras, hematológicas, antimicrobianas y antineoplásicas del ajo.

Por supuesto, aunque el ajo se puede utilizar como adyuvante en el tratamiento de algunas enfermedades, no se recomienda su uso como agente terapéutico principal. Incluso, antes de usarlo en su forma natural o suplemento, lo mejor es consultarlo con un nutricionista, sobre todo, si se están tomando medicamentos.

Teniendo esto claro, y para ampliar lo revelado por la investigación de Nutrition Research Reviews, a continuación destacamos los principales beneficios del ajo:

  • Puede influir en la disminución del riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Contribuye a combatir la fatiga.
  • Ayuda en el tratamiento de infecciones parasitarias.
  • Apoya el tratamiento de problemas digestivos como estreñimiento y diarrea.
  • Favorece el alivio de enfermedades respiratorias y episodios de fiebre.
  • Favorece la salud hepática.
Ajo pelado y cortado

¿Por qué es bueno comerlo en ayunas?

Existen múltiples formas de incluir ajo en la alimentación regular. Al fin y al cabo, su delicioso sabor condimenta bien decenas de platos. Sin embargo, con el fin de aprovechar al máximo sus propiedades, una buena opción es consumirlo en ayunas.

Tomar uno o dos dientes de ajo al empezar el día es una gran forma de obtener sus nutrientes. Por supuesto, hay que tener en cuenta que sus efectos no son milagrosos ni nada por el estilo. Tomarlo será solo una forma de complementar la dieta. 

Tips

  • Prueba a comerlo frotándolo en pan tostado. Además, puedes aliñarlo con aceite de oliva. El sabor es delicioso y se facilita su digestión.
  • Prepárate gazpachos o jugos de hortalizas frescas y añade un poco de ajo. Su sabor pasará más desapercibido. Además, el jugo quedará mucho más sabroso.

¡Finalmente!

Recuerda que para evitar la molestia del sabor y el olor que te queda después de comer el ajo, puedes optar por los suplementos. Podrás encontrarlos en forma de extracto o cápsulas en herbolarios, dietéticas y algunas farmacias. Sin embargo, es primordial consultar primeramente al profesional en nutrición, pues en muchos casos están contraindicados.

No obstante, si lo prefieres, también puedes combatir su sabor tomando un poco de jugo de limón o masticando una hoja de menta. Además, no dejes de añadirlo en tus recetas. ¡Disfruta sus propiedades!