Mejor con Salud
 

El exceso de higiene y la resistencia a los antibióticos

El exceso de higiene y la resistencia a los antibióticos

Una reciente investigación relacionó la limpieza excesiva con la mayor resistencia de virus y bacterias a los medicamentos. Descubre todo al respecto aquí.

¿Sabías que la cantidad de personas que enferma gravemente e incluso, muere a causa de la resistencia a los antibióticos es cada año mayor a lo largo y ancho del mundo? En este artículo, te contamos cómo influye el exceso de higiene en esta circunstancia.

Resistencia a los antibióticos y exceso de higiene

Mujer limpiando la casa: el exceso de higiene y la resistencia a antibióticos
El exceso de limpieza personal y en el hogar podría repercutir en nuestro sistema inmunológico.

Antes de sumergirnos directamente en esta temática es importante que concluyamos qué es exactamente el exceso de higiene. La realidad es que este término es difícil de definir pero, en general, se considera un exceso de higiene personal:

  • Lavarse las manos de manera contante.
  • Darse varias duchas al día sin justificación.

Esta circunstancia podría provocar que nuestro sistema inmune perdiese funcionalidad, es decir que, por ejemplo, la piel pierda su barrera protectora y verse expuesta a toda clase de bacterias.

¿Y qué sucede con la higiene del hogar? La limpieza constante con los mismos productos podría generar un acostumbramiento por parte de los patógenos y por ende, podrían desarrollar una resistencia a los mismos.

Lee también: Los antibióticos de amplio espectro: funciones y resistencias

¿Qué es la resistencia a los antibióticos?

Resistencia a los antibióticos
Consumir antibióticos sin receta puede aumentar nuestra resistencia a los mismos.

La resistencia a los antibióticos se produce cuando los mismos dejan de actuar frente a los microorganismos, es decir que los patógenos “se acostumbran” a los medicamentos.

Generalmente, esta situación se produce por un uso habitual de antibióticos (e incluso, abuso de ellos). De alguna manera, las bacterias pierden sensibilidad y para combatirlos, se hace necesario recurrir a sustancias cada vez más agresivas.

En los últimos años, han aparecido mutaciones de microorganismos que son cada vez más resistentes a los antibióticos. Por ejemplo, en 2016, el periódico El País publicó la historia de una mujer en Estados Unidos que padecía una infección de orina resistente al antibiótico más fuerte en existencia.

El Departamento de Salud de Reino Unido solicitó un análisis de la situación de resistencia a los antibióticos. La misma, conocida como Review on Antimicrobial Resistance, duró dos años y de ella pueden extraerse algunos datos de interés:

  1. Las infecciones resistentes a los medicamentos están en aumento.
  2. Alrededor de 50.000 personas mueren cada año en Europa y Estados Unidos debido a infecciones resistentes a los antibióticos.
  3. Al menos 700.000 personas mueren alrededor del mundo por infecciones bacterianas, SIDA o tuberculosis debido a esta problemática.
  4. La resistencia a la medicación complicaría las cirugías de rutina y las infecciones menores a largo plazo.

Hemos establecido que la resistencia a los antibióticos es una problemática de riesgo que pone en peligro la salud pública a lo largo y ancho del mundo pero ¿qué relación tiene con el exceso de higiene?

Descubre: Tratamientos de la diarrea relacionada con antibióticos

Relación entre el exceso de higiene y la resistencia a medicamentos

Hombre en cama
Una investigación ha sugerido que la limpieza exagerada aumenta la resistencia de los patógenos a los antibióticos.

Un estudio realizado por la Universidad de Tecnología de Graz (Austria) comparó los microorganismos y las resistencias antibióticas existentes en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Graz. Las conclusiones fueron llamativas:

Si bien, la diversidad de microbios disminuía en áreas con fuertes niveles y controles de higiene, aumentaba la resistencia a los antibióticos.

Dicho de manera más comprensible, podría considerarse que una higiene extrema podría ser contraproducente. La investigación mencionada anteriormente aconseja mantener una diversidad microbiana estable para contrarrestar la propagación de la resistencia antibiótica. Ahora bien, ¿cómo podría lograrse esta estabilidad?

Los especialistas sugieren que, en lugar de emplear una gran cantidad de agentes de limpieza, sería interesante colocar plantas de interior y renovar regularmente el aire. De esta manera, se mejoraría la diversidad bacteriana a la vez que se evitaría el desarrollo de resistencias a productos de limpieza.

En cuanto a los antibióticos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda evitar consumir antibióticos no recetados por un médico y solicitar medicación cuando no es necesaria, y, por el contrario, lavarse las manos como principal forma de evitar infecciones.

Merece la pena destacar que no debes excederte en el lavado de manos para evitar quitar la protección de tu piel y volverte más vulnerable. Lo mismo sucede con la limpieza de tu hogar: mantenlo limpio ¡pero sin exagerar! La presencia de algunas bacterias nos ayudan a mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y, a largo plazo, es más saludable.




    • Review Antimicrobial Resistance. https://amr-review.org/
    • Alexander Mahnert, Christine Moissl-Eichinger, Markus Zojer, David Bogumil, Itzhak Mizrahi, Thomas Rattei, José Luis Martinez, Gabriele Berg. Man-made microbial resistances in built environments. Nature Communications, 2019; 10 (1) DOI: 10.1038/s41467-019-08864-0
    • Graz University of Technology. (2019, March 12). Excessive hygiene promotes resistance to antibiotics. ScienceDaily. Retrieved April 16, 2019 from www.sciencedaily.com/releases/2019/03/190312123701.htm
    • OMS. (2018). Resistencia a los antibióticos. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/resistencia-a-los-antibi%C3%B3ticos

Antonella Grandinetti

Antonella Grandinetti
Licenciada en Relaciones Publicas e Institucionales (2005) y Licenciada en Publicidad (2007) en la Universidad Argentina de la Empresa, Antonella Grandinetti trabajó durante varios años en diferentes consultoras de comunicación como ejecutiva de cuentas nacionales e internacionales. En 2009, comenzó su experiencia como periodista online y editora de contenidos para diferentes websites. Ha realizado cursos de diseño web y posicionamiento SEO para especializarse en el campo 2.0, donde ha trabajado también en las áreas de investigación y generación de leads, community manager y diseño. Su interés por la escritura, la llevó a publicar hasta el momento cinco cuentos infantiles, un libro sobre maternidad en clave de humor (Diario de una mala madre) y dos novelas juveniles, Secretos en el aire y Secretos en mis canciones. En la actualidad, trabaja de manera independiente como copywriter, escritora y traductora de contenidos online.