Mejor con Salud
 

Pautas para introducir la alimentación complementaria

Las pautas para introducir la alimentación complementaria son y han sido objeto de nuevos aportes y recomendaciones que surgen en virtud de los avances científicos en el tema. ¿Qué debes saber al respecto?
Pautas para introducir la alimentación complementaria

La alimentación infantil es un acto de amor y, a la vez, es relevante para incorporar nutrientes esenciales para el crecimiento del menor. Si bien hay cuestiones universales basadas en la mejor evidencia científica y en la seguridad de los bebés, cada familia debe disfrutar el momento y prestar atención a las diferentes recomendaciones. ¿Cómo introducir la alimentación complementaria?

Pautas para introducir la alimentación complementaria

Mucha agua ha corrido sobre el río en este tema, ya que la alimentación complementaria ha sido objeto de variaciones, en especial respecto a los tiempos apropiados y el momento oportuno para ello.

La administración precoz de alimentos complementarios a la lactancia materna ha sido objeto de revisión, debido a  la posibilidad de generar alergias, sumado a la importancia de que el bebé esté suficientemente maduro para ello.

Descubre: Beneficios de dar papillas de frutas a los bebés

Introducir la alimentación complementaria
La alimentación complementaria no debe administrarse de forma precoz porque el bebé puede no estar lo suficientemente maduro para ello.

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría destaca que:

“La alimentación complementaria (AC) se considera un proceso por el cual se ofrecen al lactante alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o de una fórmula infantil como complemento y no como sustitución de ésta. En los últimos años las pautas para introducir la alimentación complementaria han cambiado numerosas veces, siendo notablemente diferentes de los consejos recibidos por la generación anterior”.

En paralelo, y según esa misma fuente, los autores recomiendan mantener la lactancia materna (LM) de forma exclusiva durante los 6 primeros meses de edad. A partir de ese momento, se puede añadir de forma paulatina el resto de los alimentos, manteniendo la LM a demanda todo el tiempo que madre e hijo deseen.

Recomendaciones adicionales

Es importante tener en cuenta que no todos los bebés están preparados para incorporar la alimentación complementaria en el mismo momento. Asimismo, es relevante que tanto los padres y los profesionales de la salud estén atentos al desarrollo de las capacidades requeridas.

Por otra parte la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP) recomienda no retrasar la introducción de alimentos sólidos más allá de los 8 o 10 meses, para evitar problemas alimenticios en el futuro. Así lo refleja un documento de recomendaciones sobre la alimentación en lactantes y preescolares presentado en la jornada inaugural del Curso Académico 2018-2019 celebrado en el Colegio de Médicos de Valencia.

No te pierdas: Alimentos comunes que puede tomar el bebé

Algunos comentarios y aportes adicionales

Existen nueva información en torno a la inclusión de alimentación complementaria en los bebés. Desde eres mamá se nos hace saber que:

“Los alimentos que se le proporcionan al niño deben ser completos en nutrientes, vitaminas, micronutrientes, ricos en energía, ricos en hierro, calcio, proteínas, calorías, minerales que colaboren al crecimiento del bebé”.

Respecto de las cantidades, en ese mismo material se destaca que, “si bien durante el período exclusivo de lactancia materna, el niño comía cada tres o cuatro horas con la incorporación de sólidos estos tiempos se prolongarán”

No obstante, aunque no existe una cantidad definida o frecuencia de las porciones de alimentos que debe consumir el bebé hay alimentos no recomendables. Además, se sugiere ir incorporando de manera natural y progresiva alimentación complementaria para que puedan ir descubriendo texturas, temperaturas y sabores.

Bebé comiendo.
Los alimentos que se le brinden al bebé deben ser completos en cuanto a nutrientes esenciales. Hay que asegurar un adecuado aporte de vitaminas, minerales, proteínas, entre otros.

En resumen

  • Es esencial no apurar ni anticipar los tiempos requeridos para la introducción de alimentación complementaria.
  • Contar con el apoyo de profesionales autorizados para orientar en este tema. Sin embargo, no descuidar la opinión de la familia cercana que puede aportar experiencia.
  • Ser cauteloso con ciertas modas que en este tema – al igual que en otros – se presentan. A modo de ejemplo, existe en la actualidad el método Baby-led Weaning (BLW) por sus siglas en inglés, o alimentación complementaria guiada por el bebé, siendo una de las mayores preocupaciones el tema del atragantamiento que no es un tema menor.


  • Asociación Española de Pediatría
  • Sociedad Valenciana de Pediatria
  • Fangupo LJ, Heath AM, Williams SM, et al. A Baby-Led Approach to Eating Solids and Risk of Choking. Pediatrics. 2016;138(4):e20160772

Irene Nora Melamed es graduada en Medicina por la Universidad de Buenos Aires, Argentina, en 1978. Realizó su Residencia en Pediatría en el Hospital General de Niños "Ricardo Gutiérrez", Buenos Aires, y posteriormente cofundó la sección Adolescencia de dicha institución. Paralelamente se desempeña en la actualidad en el ámbito privado en instituciones de salud en el área de Pediatría y Salud de la adolescencia.
Posee un Máster en Bioética y Derecho por la Universidad de Barcelona (2010). De 2014 a 2018 fue vicepresidente de la Sociedad Argentina de Salud Integral del Adolescente (SASIA). Actualmente es docente en el Programa de Bioética de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Argentina, con amplia experiencia en la educación en línea. Además, es autora del Blog de Bioética del mismo programa. Así mismo, co-coordina el espacio de capacitación Saludyadolescencia y es miembro actual de la Society for Adolescent Health and Medicine (SAHM), USA.
Disertante en temas de salud de la infancia y adolescencia en contextos nacionales e internacionales obtuvo en el 2018 una Diplomatura en Periodismo Científico por la Universidad Favaloro a partir de una Beca de Editorial Perfil.