¿Puedo tener relaciones después del Papanicolaou?

Algunas mujeres se preguntan si es posible tener relaciones sexuales después de la prueba Papanicolaou. En esta ocasión te aclaramos esta inquietud. ¡No te lo pierdas!
¿Puedo tener relaciones después del Papanicolaou?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 07 Junio, 2019.

Última actualización: 07 Junio, 2019

¿Te has preguntado si puedes tener relaciones después del Papanicolaou? Pues bien, esta es una de las principales dudas tras someterse a este examen ginecológico. Por eso, hoy queremos repasar los aspectos más relevantes de esta prueba para, finalmente, resolver esta inquietud.

¿Qué es el Papanicolaou?

En primer lugar, conviene definir qué es concretamente la prueba que llamamos “Papanicolaou”, o que quizás escuchamos nombrar como PAP. Se trata de un examen ginecológico donde un profesional de la salud toma una muestra del cuello uterino de la mujer, que es la parte final del útero en contacto con la vagina.

Una vez tomada la muestra con un hisopo, un pequeño cepillo o una paleta también pequeña destinada a tal fin, la misma se coloca en una porción de vidrio (el portaobjetos) o en un frasco con un líquido especial para conservar las células que allí se encuentran.

La muestra será enviada a un laboratorio, donde un patólogo, que es un médico especializado en la interpretación de las células mediante microscopio, elabora un informe de acuerdo a lo que vio. Ese informe regresa a la mujer, días después, para que se continúe según los resultados obtenidos.

La prueba del Papanicolaou se recomienda como medida preventiva para la detección oportuna de problemas en el cuello uterino.

Para qué sirve la prueba

El objetivo de la prueba PAP es detectar anticipadamente el cáncer de cuello uterino, es decir, diagnosticarlo a tiempo, en sus estadios iniciales, para darle un tratamiento correcto y evitar complicaciones derivadas de una detección tardía.

Este cáncer tiene su origen en el Virus del Papiloma Humano (VPH ó HPV), que tras ser adquirido por infección, provoca cambios en las células del cuello uterino de la mujer, los cuales pueden derivar en la transformación cancerosa. Se calcula que entre la infección y el desarrollo del cáncer, transcurren unos diez años. De allí la importancia y la oportunidad de detectarlo a tiempo.

Es así que la prueba PAP es una herramienta muy poderosa de prevención de este tipo de cáncer. Es accesible, de bajo costo para el sistema de salud, y disponible prácticamente en cualquier lugar del mundo.

Los posibles resultados del Papanicolaou

El PAP se informará, básicamente, con dos tipos de resultados: normales o anormales.

Un resultado normal es aquel donde el patólogo sólo identifica células del cuello del útero de la mujer que se consideran sanas. La única acción a tomar es la continuación de los controles periódicos. Dependiendo de la edad y de los resultados previos del PAP en años anteriores, puede variar la frecuencia con la que será citada la mujer para futuros controles.

En general, se recomienda un examen cada tres años si los resultados son normales, prioritariamente entre los 35 y 64 años, aunque deberían realizárselo las mujeres desde los 18, 21 ó 25 años, según las recomendaciones de cada país.

Los resultados anormales, en cambio, son informados de distinta manera:

  • Células escamosas atípicas de significado indeterminado: posiblemente se traten de cambios inflamatorios y no pre-cancerosos. En este caso, se puede complementar el PAP con una prueba para detección de virus VPH.
  • Lesión escamosa intraepitelial: sí se detectan células que pueden considerarse pre-cancerosas, es decir, que a largo plazo se transformarían en un cáncer de cuello uterino. El médico solicitará nuevos métodos diagnósticos.
  • Células glandulares atípicas: esta variedad obliga a realizar otros exámenes que solicitará el médico, ya que no está claro si son células precancerosas o no.
  • Carcinoma de células escamosas o células de adenocarcinoma: este informe casi confirma la presencia de un cáncer de cuello uterino. Es el resultado más improbable, pero de estar presente, requerirá consultas inmediatas para tratamiento.
Relaciones sexuales después del Papanicolaou
Los resultados de la prueba Papanicolaou pueden determinar si hay alguna anormalidad en el cuello uterino. De ser así, es importante proceder a realizar un tratamiento.

La preparación previa

Para que la prueba PAP sea lo más precisa posible, además de las cuestiones técnicas de la toma de la muestra, es fundamental la preparación previa, lo que asegurará que el patólogo reciba células en buen estado para analizarlas correctamente. Las recomendaciones básicas para los días previos a la toma de muestra (2 a 3 días antes) son las siguientes:

  • No tener relaciones sexuales
  • Evitar el uso de tampones
  • No realizarse duchas vaginales
  • No utilizar espumas anticonceptivas
  • Reprogramar la prueba si se está realizando un tratamiento medicamentoso vía vaginal (óvulos antimicóticos, por ejemplo)
  • No utilizar cremas o polvos vaginales

También es fundamental el momento en que se realice la prueba PAP respecto al ciclo menstrual de la mujer. Lo ideal es programar la toma de la muestra alrededor de 5 días después de haber finalizado el sangrado menstrual.

Cuidados posteriores al Papanicolaou: ¿Puedo tener relaciones después del Papanicolaou?

Hay una pregunta habitual entre las mujeres: ¿Puedo tener relaciones después del Papanicolaou? La respuesta es sí, con seguridad. Inmediatamente al retirarse del lugar donde se tomó la muestra, la mujer puede retomar su vida habitual con absoluta normalidad; no hay contraindicaciones, ya que las células han sido recolectadas y conservadas para su análisis posterior.

Algunas mujeres pueden experimentar un pequeño sangrado vaginal posterior a la prueba, durante las 24 horas subsiguientes. Este pequeño sangrado es esperable, y si bien no es contraindicación para las relaciones sexuales, dependerá de la molestia que el mismo origine en la mujer. Sólo es necesaria una consulta si el sangrado fuese abundante, lo cual es infrecuente.



  • Naucler, P., Ryd, W., Törnberg, S., Strand, A., Wadell, G., Elfgren, K., … Dillner, J. (2008, February). Human papillomavirus and papanicolaou tests to screen for cervical cancer. Obstetrical and Gynecological Survey. https://doi.org/10.1097/01.ogx.0000300960.25188.fa
  • Widdice LE, Moscicki AB. Updated guidelines for papanicolaou tests, colposcopy, and human papillomavirus testing in adolescents. J Adolesc Health. 2008;43(4 Suppl):S41–S51. doi:10.1016/j.jadohealth.2008.04.007
  • Naib ZM. Pap Test. In: Walker HK, Hall WD, Hurst JW, editors. Clinical Methods: The History, Physical, and Laboratory Examinations. 3rd edition. Boston: Butterworths; 1990. Chapter 178. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK287/

Graduado en Medicina por la Universidad Nacional de Córdoba (2008). Máster en Promoción de la Salud y Desarrollo Social. Especialista en Medicina Familiar y Ambulatoria y en Auditoría Médica. Tiene experiencia como médico en atención directa de pacientes. Ha desarrollado proyectos de mejora de calidad de vida de poblaciones vulnerables y rurales, entre los que destaca la dirección para la puesta en marcha de centros de salud de atención pediátrica en poblaciones indígenas wichí del Impenetrable Chaqueño. Se desempeña también como revisor externo de publicaciones científicas indexadas, principalmente en las temáticas de salud adolescente, consumo problemático de alcohol, promoción de la salud y auditoría médica. Fue redactor de contenidos de la Diplomatura en Educación para la Salud y Desarrollo Integral del Grupo Congreso de Educación. Ha publicado trabajos científicos sobre salud sexual y reproductiva y abordaje del alcoholismo adolescente, así como también formó parte de publicaciones de la Dirección de Salud Mental y Adicciones del Ministerio de Salud de Argentina. Como vía de escape a la medicina, realiza fotografía de paisaje. Lleva su cámara a cualquier lugar que visita.